martes, 4 de agosto de 2020

El apocalipsis cristiano: ¿Visión del pasado o de nuestros tiempos?




Por Percy Taira

El miedo por el fin del mundo es un tema que al parecer, interesa y nos involucra a todos, distintas religiones y culturas nos han dado distintas visiones de lo que sería este hecho devastador para toda la humanidad. En este post hablaremos  de manera particular sobre el Apocalipsis según la religión católica y cristiana, al ser una de las profecías más conocidas en el imaginario popular y tal vez, una de las más polémicas.

El apocalipsis según las religiones cristianas


El Apocalipsis es quizá el libro más leído de la Biblia. Escrito por el apóstol Juan en la Isla de Patmos, en el mar Egeo, el Apocalipsis o el libro de las Revelaciones, predice un trágico y terrorífico final para el mundo. En su relato, el evangelista usó diversas iconografías, imágenes y códigos, que en nuestros tiempos resultan difíciles de interpretar. Entre las simbologías más conocidas o más importantes, se encuentra la de los Cuatro jinetes que representan la guerra, el hambre, la muerte y el último, un misterioso jinete blanco, del que solo puede interpretarse su identidad.

El 666


También es conocido en este relato, la idea del Anticristo, es decir el demonio quien en persona aparecerá en la Tierra para apoderarse de ella, el mismo que estará marcado con un número que ya es iconográfico: el 666, el número de la bestia, el símbolo del Anticristo.

El Armagedón: la batalla final


No obstante, la imagen más aterradora que nos revela Juan, es la gran lucha final entre el bien y el mal, la batalla de Armagedón, en donde los ejércitos de Dios y del demonio se enfrentarán cuerpo a cuerpo por conquistar la supremacía en la Tierra y en donde los humanos morirán por millones. Sin embargo, a pesar que las muertes serán incontables, según el evangelista, el Cristo saldrá victorioso y después de esta batalla final, reinará la paz sobre la Tierra.

Como se ha dicho, el Apocalipsis es un evangelio de difícil lectura, mientras unos opinan que debe tomarse al pie de la letra otros señalan que debe ser tratado como un mensaje oculto que debe tomarse en sentido figurado.

¿Fue Juan, el evangelista, el autor del Apocalipsis?


Para los escépticos del Apocalipsis, hay muchos vacíos históricos que hacen imposible determinar incluso, el origen mismo del evangelio. Por ejemplo, indican que es improbable que Juan, el discípulo de Cristo, haya sido quien escribió el libro de las Revelaciones pues según sebe, éste falleció en el año 41 de nuestra era, mientras que el último libro de las que componen las revelaciones, se terminó de escribir en el año 96.

El Apocalipsis ¿una visión del pasado o del futuro?


Otro punto de debate es que para muchos, el Apocalipsis fue un libro profético, ciertamente, pero que no hablaba de nuestro tiempo, sino de los tiempos en que fue escrito, es decir, en tiempos del Imperio Romano. Como se sabe, Roma era el gran enemigo de los cristianos en el tiempo de Juan, antes de que el cristianismo fuera aceptado como religión por el emperador Constantino. En la Roma de ese entonces, los primeros cristianos eran perseguidos, esclavizados y asesinados. Por ello es lógico pensar para muchos, que las imágenes, los símbolos, se refieren al poder de Roma y a sus emperadores, en este sentido, uno de los símbolos más conocidos, la del signo del Anticristo, el 666, se referiría según muchos, al emperador Nerón. Quien se sabe, persiguió a los cristianos, y los culpó incluso, del incendio de Roma.

La identidad del 666 de la bestia


En este punto, el del 666, hay mucho qué decir, algunos aseguran que el número real es el 636, por una mala traducción al griego. En este caso, consideran que el emperador romano que coincide con este número sería Calígula y no Nerón. Sea como fuere, ambos podían ser considerados como enemigos de los cristianos.

No obstante, para aquellos que sostienen que el Apocalipsis es en verdad una profecía que está destinada para ser cumplida en nuestros tiempos, son muchas las teorías que dan una posible identidad al 666, desde presidentes de los países más desarrollados o el empresario más adinerado y poderoso del planeta, hasta el código de barras que contienen en su reverso cada producto o las  tres uves dobles (www) del Internet, son muchos los candidatos para hacerse de este terrorífico título.


Puedes visitar nuestro canal de YouTube



viernes, 24 de julio de 2020

Viaje a la Luna: ¿El mayor fraude de la historia de la humanidad?



Por Percy Taira. 

¿Un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad?


El fraude del viaje a la Luna y la Guerra Fría


Los años sesenta eran tiempos fríos y violentos. La guerra silenciosa entre Estados Unidos y la antigua Unión Soviética tenía como fin alcanzar no sólo el poder sobre la tierra sino también, más allá de los límites del espacio.

Rusia había tomado la delantera cuando en 1957 lanzó el primer satélite al espacio, llamado Sputnik I, lanzamiento que iniciaría así la carrera por el poderío espacial en nuestro planeta.

La noticia de este logro ruso llamó de inmediato la atención de los norteamericanos, quienes luego de doce años, para ser más exactos el 20 de julio de 1969, lograron lo que se considera un gran hito en la historia de la humanidad: enviar por primera vez una misión espacial tripulada a la Luna.

El Apolo 11, nombre que se le dio a esta misión espacial, hizo pasar a la historia a los astronautas Neil Armstrong, comandante de la misión; Edwin F. Aldrin, piloto del módulo de exploración lunar 'Eagle'; y Michael Collins, quien permaneció en la nave Columbo durante todo el tiempo de exploración.

Las imágenes del alunizaje fueron vistas por millones de televidentes en todo el mundo. La conmoción y emoción generada en torno de este suceso fue espectacular permitiendo así a los Estados Unidos dejar atrás a su antiguo rival la Unión Soviética en la carrera hacia el espacio y ser la vanguardia en la exploración del Universo.

La controversia


La mayor parte de las pruebas que los “apoloescépticos” poseen (como se les conoce a quienes dudan de que el viaje a la Luna se produjo) se basan en fotografías y filmaciones que la misma Nasa realizó durante el alunizaje. Según éstos, la evidencia es tan variada y tan contundente que no cabría dudas para afirmar que lo que sucedió aquel 20 de julio no fue más que una patraña organizada por el alto mando del gobierno norteamericano para derrotar a su enemigo soviético en el lucha por la conquista del espacio.

Las fotografías tomadas de la propia transmisión de la Nasa, así como varios testimonios de gente involucrada en la misión, serían suficientes para afirmar el fraude. Para los apoloescépticos, el hombre nunca llegó a la Luna, para algunos incluso, el supuesto "viaje" no fue más que una megaproducción de Hollywood, grabada en un estudio, con cámaras, guiones y director incluidos. No fue, a fin de cuentas, un logró de la ciencia humana, sino un engaño del más alto nivel.

No obstante, aquellos que desestiman estas teorías conspirativas afirman que esto resultaría imposible pues se contó en todo momento con la presencia del público y de la prensa. Indican que el viaje a la Luna, a diferencia de otros logros científicos, fue un acto público que impedía la falsificación de los hechos. Además, claro está, que existen evidencias físicas de que el hombre efectivamente, pisó el satélite.

Cada vez son más los "apoloescépticos"


Sin embargo, aunque parezca difícil de creer, la verdad, aún está en disputa. Según últimas encuestas realizadas alrededor del mundo, incluido los Estados Unidos, cada vez son más las personas que se adhieren al escepticismo que hay en torno del viaje a la Luna. Esto se suma a las constantes promesas de varios gobiernos desarrollados de llevar nuevas misiones tripuladas a nuestro satélite sin que aún haya una fecha concreta para hacerlo.  

Sea como fuere, si de algo estamos seguros es que la Luna continúa siendo, incluso en nuestros días, fuente de secretos y misterios que sólo ponen a prueba la sorprendente curiosidad del hombre y la voluntad para conocer más de lo que generalmente sabemos. Ahora bien, si en algo tanto apoloescépticos como los defensores del Apolo 11 concuerdan es que esperarán con muchas ansias el día en que el hombre pise nuevamente el suelo lunar, quizá sólo en esa fecha, se podrá saber, a ciencia cierta, cual de ambos bandos tenía la razón sobre este polémico tema.


SUSCRÍBETE A NUESTRO CANAL DE YOUTUBE